25 años: Autosuperación es productividad responsable

02 mayo 2018 Noticias

Tiendas de ropa, restaurantes, catering, recogida de ropa y muebles, elección de ropa, reciclaje de juguetes … espacios y servicios puestos a disposición de todo el mundo, de toda la sociedad, de todo el mundo, se gestaron como oportunidades para a una buena parte de nuestros usuarios, y ahora han acabado convirtiéndose en actividades económicas sostenibles que han permitido el nacimiento de nuevas actividad con la correspondiente creación de nuevos puestos de trabajo.

La autosuperación de nuestros usuarios está estrechamente ligada a la superación de la Fundación. Lo que se inició como recogida de ropa y talleres de confección se ha convertido hoy en un entramado de servicios de disciplinas y ámbitos muy diversos. Por un lado, la actividad asociada a nuestra primera actividad, la ropa, ha dado lugar a una red de establecimientos de venta de ropa y complementos, Botiga Amiga. Las piezas que encontramos en Botiga Amiga proceden de la donación de particulares y empresas, ya sea de primera o segunda mano, y que se encuentran en perfecto estado. De esta forma, apostamos por la economía circular y la sostenibilidad, dando valor a productos que no tendrían cabida en la sociedad, pero que tienen todos los ingredientes para disfrutar de una segunda vida. Además, gracias a todo el proceso de gestión y venta de la ropa, generamos puestos de trabajo para personas que han realizado el itinerario de formación e inserción.

De la ropa a los muebles, los muebles en la gestión de residuos, de la gestión de residuos en la limpieza doméstica y forestal, y de la limpieza a la rehabilitación y mantenimiento de espacios; así como de bicicletas, las cuales custodiamos y reparamos en un parking vigilado justo delante del Campus Diagonal-Besòs de la Universitat Politècnica de Catalunya. Ofrecemos servicios de todo tipo para particulares y empresas con personal que hemos formado y preparado exclusivamente para llevar a cabo sus tareas con toda rigurosidad y profesionalidad.

También el ámbito de la hostelería y la restauración se ha convertido en una de nuestras puntas de lanza. Y es que en 2013 la Fundación vivió uno de los capítulos más relevantes de su historia: el nacimiento de D’ins, la escuela, el restaurante y el catering de las oportunidades. Una mesa puesta con todo detalle: cucharas, tenedores, cuchillos, servilletas, vasos y un mensaje, «Lo mejor, el valor humano y social que esconden sus fogones», escrito en el mantel. Cada día, a la hora de comer, el restaurante D’ins se llena de personas que apuestan por una cocina saludable y equilibrada con platos elaborados por usuarios que se encuentran en periodo de formación y, otros, que han hecho el paso y trabajan en nuestra empresa de inserción. Un día, el restaurante se hizo pequeño y el proyecto comenzó a crecer hasta hoy, con D’ins gestionando, entre otros, la cafetería del Campus Diagonal-Besòs de la Universitat Politècnica de Catalunya y ofrece un servicio de catering de calidad adaptado a las necesidades de cada cliente. ¿Las expectativas de futuro? Llegar más lejos.

Y con esta voluntad, hace cuatro años iniciamos los primeros proyectos de gestión alimentaria. Este es el reto: proporcionar una ayuda social y, al mismo tiempo, ser capaces de generar empleo de calidad dirigido al colectivo a través de procesos de recuperación, manipulación y reaprovechamiento alimentario. El resultado nos debe permitir devolver estos productos al circuito comercial y ofrecer una actividad sostenible económicamente. Con todas estas actividades y con toda la lista de servicios que completan el engranaje de la Entidad, hemos conseguido convertirnos en una organización referente en la inclusión de personas en el mercado laboral ordinario. Todos estos talleres de reparación de zapatos, recuperación forestal o mercería comparten el mismo objetivo, el que hemos seguido siempre: la creación de puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión.

 



VER TODAS LAS NOVEDADES