Formació i Treball, la empresa de inserción de referencia en España, presenta el balance 2018 de su actividad

10 abril 2019 Noticias

Por segundo año consecutivo se presentó ayer al Colegio de Periodistas de Barcelona el balance de la actividad de la Fundación a lo largo del 2018 dedicada a formar e insertar laboralmente a personas en situación de riesgo de exclusión social a la vez que se gestiona y dignifica la entrega de productos de primera necesidad a familias con escasos recursos económicos.

La entidad, que el año pasado celebró su 25 aniversario habiéndose convertido en la empresa más grande en cuanto a creación de puestos de inserción de todo el territorio español, ha explicado hoy que con unos ingresos de 15M € el 2018 -un 15% más que el año anterior-, consolida crecimientos de 2 dígitos desde hace cinco años y genera un valor social superior a los 23M €. La organización también presenta los datos de incorporación de beneficiarios de la empresa de inserción en la empresa ordinaria más altas de Cataluña, por encima del 70%.

Con un modelo de economía circular que impulsa el empleo, la sostenibilidad económica y el respeto por el medio ambiente, la Fundación trabaja desde un compromiso basado en la justicia social, poniendo las personas y sus necesidades en el centro de la actividad, con el objetivo de empoderarlas para entrar en el mercado laboral. Desde su creación por Cáritas Diocesana de Barcelona en 1992, ha atendido más de 29.000 personas, y en 2018, 3.497 personas, un 55% de las cuales fueron mujeres; un 56% de nacionalidad española y un 44% de otras nacionalidades, principalmente de África y Sudamérica. En el ámbito de la inserción, 1.034 personas (un 27,5% más que el año anterior) fueron contratadas por empresas externas a través de programas y proyectos propios, como Impulsa’t, Incorpora de la Obra Social «la Caixa «o Lábora del Ayuntamiento de Barcelona.

En cuanto al perfil de las personas que acceden a contratos de inserción en las propias empresas de inserción es más heterogéneo, pero los dos más usuales son el de mujer, monoparental femenina con cargas familiares y nivel de estudios bajo, y el de inmigrante, con cargas en el país de origen y sin red en nuestro país. Este año, a través de estos contratos de inserción, Formació i Treball ha dado trabajo a 379 personas en situación de vulnerabilidad, 30 de las cuales pertenecían al colectivo de inmigrantes irregulares. Una vez terminado el año, 168 finalizaron su contrato de inserción, y de éstas, el 71% se ha incorporado al mercado laboral ordinario en menos de 12 meses. Estas 379 personas fueron contratadas a través del programa de acciones para la mejora de la ocupación y la inserción laboral de los colectivos en riesgo o situación de exclusión social que está subvencionado por el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya, y cofinanciados por el Fondo social europeo según el orden TSF / 235/2017 de 13 de octubre, y Resolución TSF / 1862/2018, de 25 de julio que abarca: en Formació i Treball Empresa d’Inserció las líneas 1, 2, 3 y 4; en Roba Amiga las líneas 1, 2, 3 y 4; y en Recibaix las líneas 1,2 y 4.

 

El Director de la Fundación, Albert Alberich, ha explicado esta mañana que la Fundación destaca por contar con 15 líneas diferentes de actividad, cuando lo habitual en el sector es de 2 a 4: «esto es lo que nos permite lograr una alta generación de puestos de trabajo -superando la media del ratio de inserción de las entidades del tercer sector- junto con el intenso trabajo en red que desarrollamos con otras entidades y las 900 empresas colaboradoras que nos apoyan«.

A finales de 2018, la estructura de la entidad estaba formada por un total de 493 personas: 190 forman parte del equipo de estructura, 92 son voluntarias, y las 211 restantes son los trabajadores con contratos de inserción laboral. Hay que añadir que la traducción de la contribución del voluntariado en términos económicos se valora en más 200.000 € el año pasado; y que uno de los rasgos característicos del voluntariado de la Fundación es el trabajo coordinado con el equipo técnico, aportando valor a las diferentes líneas de actividad según su especialización.

El Primer Estudio de Impacto Social

El año pasado la Fundación llevó a cabo el primer estudio de impacto social realizado por una entidad de sus características en España. Tal y como ha explicado Marina Arnau, directora de Acción Social de la Fundación, el estudio ha permitido «medir y corroborar la utilidad del paso por una empresa de inserción para los colectivos en riesgo de exclusión social; y ha puesto de manifiesto la singular personalidad de Formació i Treball, pues no sólo imparte formación a sus usuarios y usuarias y los inserta en el mercado laboral, sino que también los contrata en la propia organización como parte de su itinerario laboral». Las conclusiones del informe indican que el 71% de las personas vulnerables que pasan por el itinerario de la empresa de inserción de la Fundación encuentran trabajo en los siguientes 12 meses de su finalización; que el 90% de los usuarios han encontrado trabajo en los siguientes 2 años, cuando sólo el 36% lo habían hecho en los últimos dos años antes de tener un contrato de inserción; y que el 42% declaran tener un sueldo mejor o mucho mejor que antes de su contrato de inserción en la Fundación. En cuanto al perfil de la ocupación analizada en el estudio, los resultados indican que las mujeres a pesar de haber mejorado su empleabilidad en un 53% en el momento de acceder a un empleo, son las que tienden a un nivel de inserción más bajo. Trabajan un 43% más sin contrato que los hombres, tardan más en encontrar trabajo, trabajan menos tiempo anualmente y son despedidas más a menudo. Esta tendencia está estrechamente ligada a los sectores donde trabajan más mujeres: la limpieza o el cuidado de personas. Las personas de menos de 30 años y las mayores de 50 son las que tienen un nivel de inserción más bajo en la empresa ordinaria mientras que las de origen extranjero tienen una calidad de inserción más elevada que las de origen español, que trabajan menos en la economía sumergida.

«Podrías ser tú», el primer libro solidario de la Fundación

En 2018, por primera vez, la entidad editó un libro con motivo de su 25 aniversario. «Podrías ser tú» es una recopilación de 25 historias protagonizadas por usuarios y usuarias de la Fundación y explicadas por personalidades relevantes de la sociedad civil catalana, como son: Agnès Marqués, Àngels Bassas, Anna Mª Briongos, Anton Costas, David Colomera, Toni Batllori, Arcadi Oliveres, Carme Riera, Carme Trilla, Elvira Maluquer, Joan Carles Peris, Joan Comella, Jordi Batiste, Maria Xinxó, Salvador Alemany y Xavier Graset. El libro  invita a hacer un ejercicio de reflexión sobre lo que hubiéramos hecho cada uno de nosotros si nuestras circunstancias y trayectorias hubieran sido otras. El proyecto ha sido posible gracias al patrocinio de Cellnex y Bon Preu – Esclat. El libro estará disponible en la cadena de establecimientos Botiga Amiga de la Fundación y a finales de abril también en: botigaamiga.org

Los Nuevos Proyectos

La entidad ofrece desde hace 25 años una oferta formativa práctica para adquirir competencias a través de talleres formativos que han acabado convirtiéndose en una serie de actividades económicas sostenibles, que se traducen en la creación de las empresas de inserción de la Fundación. Éstas siguen un modelo de economía circular y sostenible en el tiempo: ayudan a resolver una necesidad social no cubierta, reducen la generación de residuos y crean o consolidan empleos sostenibles para personas en riesgo de exclusión social. Es lo que la Fundación denomina Proyectos de Triple Impacto: social, medioambiental y económico. Las principales líneas estratégicas de estos proyectos son la de ropa y alimentos que permiten: dar formación, generar puestos de trabajo por el colectivo, recuperar ropa o reaprovechar alimentos, y hacer ayuda social obteniendo un impacto medioambiental positivo. La línea textil, por ejemplo, se canaliza a través de más de 920 contenedores propios vinculados a proyecto Moda Re de Cáritas y Roba Amiga, que el año pasado aportaron 11.000 toneladas de ropa en la planta de Sant Esteve Sesrovires, la más grande de tratamiento textil del Sur de Europa. Aproximadamente el 50% de este material se prepara para su reutilización, ya sea a través de la red propia Botiga Amiga y del resto de Cáritas, o con la exportación a otros países; mientras que otro 40% se prepara para su reciclaje a nuevas fibras, y el 10% restante se utiliza en proyectos de cogeneración eléctrica y calorífica. Esta línea generó más de 130 puestos de trabajo de inserción. El otro ejemplo sería D’ins, Escuela Restaurante en la sede de la Fundación en Sant Adrià del Besós y la cafetería del Campus Diagonal-Besòs de la Universidad Politécnica de Cataluña, donde se generaron 71.218 menús y se prepararon 258 caterings; el programa alimentario ha permitido generar 28 puestos de trabajo de inserción.

Entre los proyectos iniciados en 2018 por la Fundación, Marina Arnau destacó la implicación de Amiga ETT Social en la asistencia a los jóvenes migrantes sin referentes familiares para su integración social mediante un puesto de trabajo que les pueda ayudar a regularizar su situación una vez se conviertan en mayores de edad, y permita su integración social. La Directora de Acción Social ha subrayado «la voluntad de que se convierta en un área nueva de trabajo en la Fundación para dar respuesta a este reto social actual.» Por su parte, Albert Alberich también ha explicado la colaboración en la iniciativa Moda Re con Cáritas Española, un proyecto de reciclaje textil con criterios éticos para insertar personas en riesgo de exclusión social, que ha permitido que 32.000 toneladas de ropa usada sean tratados en una red de 27 plantas de transferencia y otros 3 de gestión integral, con tecnología de última generación. En Cataluña, permite además dignificar la forma en que reciben la ropa aquellas personas que lo necesitan gracias a la cadena de 11 establecimientos de Botiga Amiga que promueve la Fundación, quien también se ocupa del transporte, la recogida, el almacenamiento, la elección y la distribución de la ropa.

Para el 2019 y «de acuerdo con el espíritu de innovación y de mejora continua» expresado por el Director, «la Fundación se plantea cada año iniciar al menos un proyecto nuevo que responda a su objetivo de conseguir un triple impacto: en términos económicos -generando trabajo-; sociales -dando cobertura de necesidades básicas por sus colectivos-; y de mejora medioambiental -con la reducción de residuos-. «En este sentido, este año los proyectos clave giran en torno al reaprovechamiento alimentario, y en el trabajo en red en el acompañamiento para el empleo y la vivienda. En el primer caso, son casi 30 las personas que trabajan en la logística, manipulación, preparación y distribución de los alimentos para hacer posible un consumo más responsable y darle una segunda vida a los excedentes alimentarios que dan las empresas. Y en el segundo, es el que liga empleo y vivienda (y, en un futuro próximo, también salud), en la apuesta de la Fundación para hacer frente a los diversos factores (estructurales, institucionales, relacionales, personales y de discriminación o ausencia de estatus legal) que provocan la pobreza cronificada.

Esta especialización y éxito en la inserción laboral es posible por la metodología de la Fundación: el trabajo en red, un rasgo que la Fundación impulsa activamente, y que lleva a la construcción de alianzas con entidades, instituciones y empresas que trabajan en actividades complementarias. En la actualidad ha consolidado 22 alianzas activas en el ámbito de la inserción laboral y en los proyectos de triple impacto.

El grupo Formació i Treball está formado por la Fundación Privada Formació i Treball, Instituto de Formación para la Inserción Laboral, la ETT social Amiga, y las empresas de inserción Formació i Treball, Ropa Amiga y Recibaix. Amiga es la primera ETT social en España especializada en la contratación socialmente responsable de personas en situación de vulnerabilidad. Se trata de una vía para aumentar la inclusión y una propuesta de valor para conseguir que la conciencia social sea una realidad para todos.

El ámbito de actuación de la Fundación es la provincia de Barcelona (principalmente en el área metropolitana de Barcelona) y el Camp de Tarragona. Cuenta con delegaciones en: Sant Adrià del Besòs, donde se encuentra la sede principal; en Barcelona, ​​en Cornellà de Llobregat, en Sant Esteve Sesrovires, en Vilanova y la Geltrú, en Reus, en Vilaseca, a Constantino y en Tarragona.

 

 



VER TODAS LAS NOVEDADES