La Fundación Formació i Treball llega a un máximo histórico de recogida de textil: 6.500.000 de quilos en 6 meses

04 noviembre 2019 Noticias

La planta de reciclaje textil de Sant Esteve Sesrovires ha recibido más de 6.500.000 quilos de ropa durante el primer semestre de 2019, mientras que el primer semestre de 2018 el volumen fue 4.000.000 quilos. Estos datos suponen un incremento del 63% en relación al año pasado y un máximo histórico en la recuperación de ropa usada por parte de Formació i Treball. El aumento de confianza y concienciación ciudadana son dos de los factores determinantes que permiten poder aumentar las cifras año tras año.

Respecto a los usos y destinos, un 63% se prepara para la reutilización en España y otros países; un 33% se prepara para el reciclaje en nuevas fibras e hilos; y un 4% para cogeneración eléctrica y calorífica.
La línea textil se canaliza a través de más de 920 contenedores propios vinculados a proyecto Moda Re- de Cáritas y Roba Amiga, que el año pasado aportaron 11.000 toneladas de ropa en la planta de Sant Esteve Sesrovires, la más grande de tratamiento textil del sur de Europa. La ropa y complementos también llegan a través de las donaciones que realizan empresas y centros educativos en el marco de las campañas solidarias. Desde la Fundación se quiere potenciar estas iniciativas sobre todo en la época del año en la que toca hacer «cambio de armario».

En lo que va de 2019 se han recogido unos 14.000 kg de ropa en campañas solidarias. Los centros educativos son los más sensibilizados a la hora de impulsar este tipo de recogidas, buen ejemplo de ello son la Escuela Pía Balmes y la Escuela Túrbula de Sant Adrià de Besòs. Esta buena respuesta por parte de escuelas e institutos es necesaria para poder instaurar unos hábitos medioambientales sostenibles tanto a corto como a largo plazo. En cuanto a las empresas cada vez son más las que se apuntan a realizar una campaña solidaria, como los centros deportivos DIR, Amazon y Olympus. En total son 91 los centros educativos y empresas los que han participado en esta iniciativa de recogida de ropa durante lo que llevamos de 2019.

¡No tires la ropa, dónala!
Según datos del informe presentado este año por la European Sustainable Business Federation el 73% de los materiales utilizados para la ropa se envían a vertederos o se incineran y actualmente, menos del 1% del material utilizado para producir ropa es reciclado. Nuestra misión es darle la vuelta a estos datos, reutilizando la ropa a la vez que generamos oportunidades formativas y laborales a personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad en nuestro país.

En este sentido queremos concienciar a la población de la importancia de dar ropa y no tirarla. Un pequeño gesto puede dar mucho, puede significar la oportunidad de encontrar un trabajo para una familia, hacer una formación profesionalizadora o incluso conseguir una regularización. La ropa que ya no se utiliza nutre a la Fundación Formació i Treball para poder crear proyectos sociales inclusivos.

Desde la persona que recoge la ropa de los contenedores rojos o naranjas, pasando por las trabajadoras y trabajadores de nuestra planta de Sant Esteve Sesrovires -que hacen la selección del textil para separar entre aquella que se puede reaprovechar y la que no-, hasta al personal de nuestra cadena de establecimientos Botiga Amiga; todas son personas trabajadoras con un contrato de inserción. Mujeres y hombres que se encontraban en una situación de riesgo de exclusión y que han podido encontrar un trabajo y hacer un itinerario de acompañamiento para mejorar su situación y poder incorporarse después al mercado laboral ordinario.

La ropa que se encuentra en muy buen estado la canalizamos a través de nuestra red de tiendas solidarias Botiga Amiga y los beneficios se reinvierten en proyectos sociales en la lucha contra la situación de exclusión social que viven algunas personas. Además, en estos establecimientos atendemos personas derivadas por servicios sociales para que puedan adquirir la ropa que necesitan en un espacio normalizado donde conviven personas que compran ropa de segunda mano por convicción y aquellas que lo hacen por necesidad. Una apuesta por la dignidad en la entrega social.

Más reciclaje, menos fast fashion
Justamente, con el cambio de tiempo comienza una de las temporadas altas en cuanto a la recogida, es el momento del «cambio de armario» que cada año se vive tanto en primavera como en otoño. Ahora es más necesario que nunca trabajar por la concienciación del reciclaje de ropa. Los usos actuales que damos a los productos textiles han creado una industria que produce y destruye a un ritmo vertiginoso y que afecta muy negativamente al medio ambiente. Es lo que se denomina como fast fashion. En promedio sólo nos ponemos una prenda entre 7 y 10 veces antes de olvidarla en el fondo de nuestro armario. El tiempo de uso que le damos a cada prenda se ha reducido un 36% en los últimos 15 años y al mismo tiempo en este periodo la producción mundial del textil se ha duplicado. Son datos del Banco Mundial, recogidas en el informe «A new textiles economy: redesigning fashion ‘s future» de la Fundación Ellen MacArthur y Circular Fibras Initiative.

Este panorama supone un consumo desorbitado de agua y genera toneladas de emisiones de CO2. Según datos del informe de Global Fashion Agenda y Boston Consulting Group durante el 2015 la industria textil fue responsable del consumo de 79.000 millones de metros cúbicos de agua y la generación 1.700 millones de toneladas de emisiones de CO2.

Somos plenamente conscientes de este impacto medioambiental. Por este motivo, una de nuestras metas prioritarias en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, es el consumo y la producción responsable. En este sentido, en nuestra planta trabajamos siguiendo un proceso de tratamiento de la ropa con el que conseguimos un ahorro de emisiones de CO2 y de m³ de agua. Además, conseguimos que el 100% de la ropa tratada, no genere ningún tipo de residuo.

 



VER TODAS LAS NOVEDADES