“La labor tiene que ser muy larga, proporcionar la caña y no solo el pez.”

24 julio 2018 Noticias
Featured Video Play Icon

La Fundación PortAventura es el resultado de más de 20 años de dedicación a la Responsabilidad Corporativa por parte de PortAventura, en ámbitos como: recursos humanos, medio ambiente y apoyo a ONG y hospitales. En todo este tiempo, PortAventura ha apostado por integrar en su plantilla trabajadores con discapacidad. Además, su preocupación por el medio ambiente ha sido una constante reflejada en el impulso a la implantación de sistemas de gestión ambiental, el respeto por la biodiversidad, la conservación del paisaje y el aprovechamiento y la gestión responsable de los recursos naturales . Entrevistamos al presidente de la Fundación Port Aventura, Ramon Marsal, y hablamos de todos estos años de trayectoria y de su relación con la Fundación Formació i Treball

 

¿Con qué objetivo nace la Fundación Port Aventura?

La Fundación Port Aventura nace de la iniciativa del propio parque de Port Aventura, que en su día, hace 23 años, comenzó a hacer muchas actividades dedicadas a la RSC y esto hizo que, con el tiempo y con el paso de los diferentes actos que organizaban, se detectara la necesidad de crear o conducir todos estos actos de Responsabilidad Social a través de una Fundación que aglutinara, con mucho más criterio y sentido, toda la ayuda dirigida al tercer sector. A partir de ahí, desde el propio consejo de administración de Port Aventura Entertainment, se constituye esta Fundación en el año 2009.

El objetivo es ayudar a todos los colectivos en riesgo de exclusión social, en todo su ámbito y plenitud de la palabra, sea en el ámbito que sea, desde entidades que aglutinamos del tercer sector dedicadas a diferentes y múltiples actividades socioeconómicas que vienen ligadas a familias en situación de vulnerabilidad.

 

¿Con cuántas entidades colabora la Fundación Port Aventura?

Podemos estar alrededor de un centenar de entidades, de las que unas cuarenta son de la demarcación de Tarragona.

 

¿Cuál ha sido el proyecto más relevante que ha llevado a cabo con alguna de estas entidades?

Hoy el tercer sector tiene muchas necesidades y no se trata de focalizar más en unos que en otros, pero recientemente, uno de nuestros proyectos estrella ha sido la colaboración con el Hospital de Sant Joan de Déu para construir la UCI pediátrica.

Esta se inauguró hace un mes y evidentemente ha sido nuestra prioridad de los últimos tres o cuatro años con un criterio de ayudar en un proyecto específico y concreto con toda nuestra fuerza, sin dejar de lado el resto de proyectos que se nos presentan y que tienen la misma importancia.

 

A nivel de colaboración, ¿cómo definiría la que tiene la Fundación Port Aventura con la Fundación Formació i Treball?

La colaboración con la Fundación Formació i Treball se enmarca dentro del criterio de unificar las necesidades que nos hemos planteado: el mobiliario. Un producto que para la Fundación Port Aventura ya no tenía utilidad y se convertía en un residuo, en cambio para vosotros se convertía en materia prima para la venta solidaria.

También, por ejemplo, en nuestro cena solidaria fuisteis entidad beneficiaria ampliando así su tarea al proyecto Taula Amiga.

 

Como se gestionaban antes los residuos?

Nosotros tenemos unos protocolos de reciclaje y de normas ambientales, como la 14001, certificando la obligación de mantener unos estrictos controles de reciclaje. Llevándolo a puntos limpios controladas y vigilando que, en todo momento, estos residuos vayan a parar donde les toca. Hace años que lo tenemos muy claro y tirar tiramos muy poco.

Reorganizamos también la comida con convenios con asociaciones. Los materiales sobrantes se gestionan a través de la Asociación Baix Camp de Reus, que luego distribuyen estas comidas para diferentes comedores sociales y toda la trazabilidad queda controlada.

Somos pioneros en el territorio. Es un tema que nos preocupaba y fuimos bastante insistentes en esto. A través de un convenio con el Ayuntamiento de Reus y el Consejo Comarcal del Baix Camp hicimos conseguirlo. Estamos muy contentos, porque no desperdiciamos ni lanzamos a la basura productos que se pueden reaprovechar y disfrutar.

 

El modelo que tiene Formació i Treball, que es una entidad pero también son empresas de inserción que desarrollan diferentes actividades, ¿se encuentra habitualmente?

El modelo que tenéis vosotros no se encuentra demasiado en otras entidades. A nivel nacional, sé que hay otras entidades similares a la vuestra, pero no en el entorno más cercano. Sois un referente.

 

Cree en las segundas oportunidades?

Por supuesto. Totalmente. De un error no se puede sentenciar la vida. Uno puede cometer un error, todos lo hacemos. Y creo en la tercera, la cuarta o la quinta oportunidad. Somos humanos, nos equivocamos.

 

Si tuviera que definir la Fundación Formació i Treball, como lo haría?

Lo que haga es humanizar las personas y llegar donde no llega la administración. No deberíamos estar nosotros, debería haber otros caminos para llegar a soluciones, pero nos toca a todos trabajar juntos.

 

Si la Fundación Port Aventura tuviera que proponer un proyecto a la Fundación Formació i Treball, ¿cuál sería?

Algún proyecto donde colaborar muy estrechamente es en el ámbito de los sin techo, por ejemplo. Todavía nos falta mucho camino por recorrer, y es complicado. Sería más incisivo con ello, no basta con asociaciones que tenemos a nuestro alrededor. Hay muchas personas en la calle que no ve nadie, que «no existen» … Nos gustaría abrir más el abanico y que no quede nadie desamparado. La labor debe ser muy larga, proporcionar la caña y no sólo el pez.

 

Desde la Fundación han iniciado proyectos de inserción laboral?

Sí, tenemos varios proyectos de inserción, focalizados en personas con Síndrome de Down, porque disponen de un acompañamiento y tutorización más presencial para facilitar su integración en el puesto de trabajo.

Para abordar otros colectivos, nos falta este conductor, esta entidad que nos haga de puente. Necesitaríamos una tercera entidad para entrar con más fuerza. Son muchas las ideas.

 

El reto más cercano?

Retos hay muchos. El más cercano: no parar, intentar crecer al máximo, dar el máximo de cobertura a todas las entidades que, ya de por sí, no son entidades colaboradoras sino que son entidades amigas, en las que confiamos y que tienen objetivos claros. Nos lo ponen muy fácil. Hoy día, encontrar cuál es el nicho de problemática más concreta aparentemente es fácil, pero resolverlo es complicado. A entidades estructuradas como Formació i Treball intentamos darles el máximo de apoyo. Y no sólo nosotros, sino en combinación de otras entidades como la Obra Social «la Caixa», Cruz Roja o de otras entidades de un ámbito superior. La suma de todos es mucho más eficiente, porque unos aportan unos conocimientos, otras ventajas, otros experiencia y eso hace que la suma funcione mejor. Tenemos muchos proyectos sobre la mesa, y con ganas de hacer más.

 

Con este tipo de alianza, el mundo empresarial forma parte?

Tenemos una serie de empresas que participan en los proyectos que hacemos, y el apoyo económico es muy importante. Ayuda a que el puedas magnificar y que lo puedas hacer con mucha más potencia. Tenemos empresas aliadas para proyectos concretos, lo tenemos muy repartido. Serían unas cincuenta empresas que nos acompañan en una docena de proyectos.

 

Ha encontrado un cambio de tendencia en la RSC en el mundo empresarial?

Es evidente que ha habido un cambio de paradigma, pero todo viene dado por el cambio generacional. No perdamos de vista que los años van avanzando y los cambios generacionales en las empresas también se notan. Hay más integración, más gente que ha vivido fuera de España y que han tenido experiencias de otros países y ven que, al final, nos tenemos que ayudar entre todos. Hay una predisposición mucho más clara y rotunda para colaborar y llevar, no sólo la experiencia como empresa, sino en el aspecto económico y en el conocimiento y las maneras de ver cosas que, desde aquí, aunque no sabemos ver. Hay otra situación, y es que en España hay una problemática legal y la ley del mecenazgo, muy reclamada a través del tercer sector, sigue allí, los políticos no han tenido tiempo de ponerse. Esperamos y deseamos que llegue la ley de mecenazgo que controle mucho más este aspecto en el mundo asociativo y, sobre todo, del tercer sector.



VER TODAS LAS NOVEDADES