Cata de vinos, formación esencial para profesionales de la hostelería

29 May 2017 Noticias
formació tast vi hostaleria

Formarse, formarse y no dejar nunca de formarse. Esta es la clave para lograr superar las dificultades que muchas veces se nos presentan a lo largo de nuestra vida profesional.. Por esta razón, desde la fundación insistimos profundamente en ampliar conocimientos en distintas disciplinas. Una de las que más potenciamos es la hostelería y la restauración, motivo por el cual hemos organizado el curso de iniciación a la cata de vinos.

Un total de 28 participantes, procedentes del programa Impulsa’t y de otros que se encuentran en plena formación de camarero/a de sala, han sido los protagonistas del taller. El disparo de salida de la jornada ha sido la explicación de cómo nace el vino, cuál es el procedimiento de elaboración y por qué casa nuestra es tierra vitivinicultora.

Una vez la teoría ya ha llegado a nuestras mentes, hemos redescubierto el vino desde otra perspectiva: la de los sentidos. Vista, olfato y gusto. Nos miramos la copa, la movemos suavemente, la acercamos a la nariz, cerramos los ojos, traemos la copa a los labios, nos mojamos el paladar y abajo. ¿Qué sentimos? ¿Qué nos recuerda el gusto del vino? ¿Qué podríamos decir?

Un camarero de sala con capacidad de proponer, aconsejar y valorar la oferta vinícola de la carta de cualquier restaurante es una ventaja muy importante a la hora de encontrar trabajo. Ser un profesional formado es sinónimo de ser un profesional cualificado y tener más posibilidades de obtener aquel trabajo que hace tanto tiempo deseas conseguir. Por esta razón, formamos, porque creemos en aquel futuro que todos nos merecemos, porque las oportunidades llegan si las perseguimos, ¡y la formación nos da ruedas para ir más rápido en esta persecución!



VER TODAS LAS NOVEDADES